Archivo por meses: abril 2015

Atención Plena para niños

Desde el Centro de Psicología Avances, os proponemos un taller para niños. Los niños de hoy suelen ser inquietos y dispersos. En ocasiones les cuesta conciliar el sueño o están estresados. La respuesta a las preguntas ¿cómo ayudarlos a calmarse y a relajarse? ¿Cómo lograr que se concentren en lo que hacen? En este taller se ofrece una herramienta eficaz y sencilla que se adapta a las necesidades de los pequeños y puede aportar beneficios inmediatos.

mindfulness-nic3b1os2

La práctica de la Atención Plena o Mindfulness, más que un conjunto de meras técnicas de relajación, es una actitud ante la vida. Se trata de un estilo global de afrontar la vida que impulsa las fortalezas personales de los alumnos. Se trabajan estrategias de atención y concentración que repercuten en un mejor rendimiento académico así como en la reducción de los niveles de estrés de los alumnos. Las prácticas propuestas en los talleres, activan la habilidad que reside en cada niño para mantenerse sano y feliz, disfrutando con plenitud de cada momento.

El Mindfulness no es otra cosa que estar conscientes en el presente de lo que ocurre. La práctica del Mindfulness ayuda a comprender lo que nos rodea con actitud abierta y amable.

Diferentes investigaciones han demostrado la eficacia del M.F. como una gran ayuda para niños demasiado estresados, demasiado dispersos, o angustiados para que vuelvan a encontrar su centro y se tranquilicen. La práctica de estos ejercicios ha demostrado que los niños que los practican duermen mejor, están más concentrados y serenos y se sientes más seguros.

relajacion niños

Si estáis interesados, podéis enviar un mensaje para la formación de grupos.

Saludos y buenos deseos.

¿Qué es el síndrome del emperador?

Algunas de las actitudes y conductas que más preocupan a los padres es la del hijo que se vuelve el amo indiscutible de la familia, sometiendo a los demás integrantes del seno familiar a sus exigencias y caprichos.

Nos encontramos con «niños emperadores» cuando todas las acciones familiares comienzan a girar alrededor del niño: el niño decide que se come, que se ve en la T.V., donde se viaja, el horario de acostarse, a que hay que jugar…

¿Cómo consiguen esto?

Para conseguir sus propósitos, gritan, amenazan y agreden física y psicológicamente a sus padres. Se podría decir que la capacidad para ponerse en la piel de la otra persona está subdesarrollada, parece que no sean capaces de experimentar sentimientos como el amor, la culpa o el perdón.

 

SUS CONDUCTAS

Establecen pautas conductuales e interpersonales para realizar sus caprichos y exigencias por encima de la autoridad de sus padres o tutores. Quién no hace caso de lo que el niño quiere es  víctima de escandalosos berrinches y hasta agresiones. La violencia que ejercen los hijos hacia sus progenitores, aprendiendo a controlar psicológicamente a éstos, redunda en conseguir que obedezcan y cumplan con sus deseos. Esta característica en la personalidad de los niños también ha recibido el denominativo de “hijos dictadores”, a causa del dominio incontestable que ejercen en el seno familiar.

Características

Los niños emperadores son fácilmente distinguibles: suelen ser egocéntricos y tienen una baja tolerancia a la frustración: no conciben que sus exigencias no sean cumplidas.

Son niños que no han aprendido a auto-controlarse ni a regular sus propios sentimientos y emociones. Tienen la pericia de conocer las flaquezas de sus padres, a quienes acaban manipulando en base a amenazas, agresiones y argumentos volubles.

Causas del Síndrome del Emperador

Existe un gran consenso entre la comunidad científica acerca de que el Síndrome del Emperador tiene causas de origen psicosocial. Esto es, el origen parece estar relacionado con la cantidad de tiempo que los padres pueden dedicar a sus hijos, debido sobre todo a los factores laborales y sociales (trabajo, desplazamientos, horarios…)

El escaso tiempo disponible por los  padres para educar y establecer normas y límites a sus hijos, las necesidades económicas y el inestable mercado laboral no ofrece  el tiempo y espacio necesarios para la crianza, ocasionando un estilo educativo en el que son frecunetes los sentimientos de culpa por parte de los progenitores. Esto da lugar a respuestas compensatorias que consisten en sobreprotección y tendencia a colmar todos los caprichos del niño. El resultado es una actitud ultrapermisiva de los adultos hacia los pequeños.

Diferenciando entre Autoridad y Autoritarismo

El estilo educativo imperante décadas atrás se basó en el autoritarismo: padres que gritaban, que dictaban órdenes y que ejercían un control punitivo sobre las conductas de los hijos. En cierto modo por miedo a volver a caer en ese estilo que muchos padecieron en sus propias carnes, el estilo educativo actual ha virado hacia el extremo opuesto: la ultrapermisividad.

Por eso es importante recordar que la autoridad no es lo mismo que el autoritarismo: los padres deben ejercer un grado controlado e inteligente de autoridad, de forma sana y adecuándose a las necesidades educativas y evolutivas de cada niño.

La cultura del todo vale: la ética del hedonismo y el consumismo

Cuando hablamos de educación y de estilos educativos para nuestros hijos, es preciso recordar la crucial influencia de los valores morales del conjunto de la sociedad, puesto que esta forma superestructural de ética compartida fomentará ciertos vicios y/o virtudes en la actitud del niño. La cultura consumista actual se abandera del hedonismo y la necesidad del ocio y de la prontitud como valores irrenunciables. Esto choca con cualquier tipo de imposición interna o externa de responsabilidad sobre las propias acciones y con la cultura del esfuerzo. Si estos valores no son bien gestionados y reconducidos, el niño aprende erróneamente que su derecho a pasarlo bien o a hacer lo que le plazca puede pasar por encima del derecho de los demás a ser respetados, y pierden la noción de que las recompensas precisan de un esfuerzo previo.

 

El niño emperador en la adolescencia

En la etapa de la adolescencia, los niños emperadores han consolidado sus pautas conductuales y morales, siendo incapaces de concebir algún tipo de autoridad externa que les imponga ciertos límites. En los casos más graves, pueden llegar a agredir a sus padres, siendo una denuncia ampliamente reportada en las comisarías y cada vez más frecuente. De hecho, son las madres las que se llevan la peor parte, quienes sufren, comparativamente, mayor proporción de agresiones y vejaciones por parte de sus hijos.

Educación desde la infancia

Para educar a futuros niños, adolescentes y adultos sanos, libres y responsables, es preciso no renunciar a poner límites claros, permitir a los niños experimentar cierto grado de frustración para que puedan comprender que el mundo no gira a su entorno, y para inculcarles que el esfuerzo y el respeto a las demás personas son un pilar fundamental en el desarrollo personal . Solo así podrán tolerar la frustración, se comprometerán con sus objetivos y se esforzarán por alcanzar sus metas, que en la mayoría de ocasiones no serán inmediatas.

MINDFULNESS

 

En el Centro de Psicología Avances, ofrecemos iniciación a la técnica de Mindfulness.

Las técnicas que buscan que el paciente tenga experiencias mindfulness persiguen, ante todo, que la persona se deje llevar por las sensaciones que percibe. Se trata de promover, poner como punto fundamental de referencia, las sensaciones y emociones, dejando que ellas actúen de forma natural. Esto posibilita que la persona deje (permita) que determinadas actividades (emociones, cambios fisiológicos, etc.) que operan de forma autónoma (SNA) se regulen de acuerdo con sus propios sistemas naturales de autorregulación.

El mindfulness puede entenderse como atención y conciencia plena, como presencia atenta y reflexiva a lo que sucede en el momento actual. Pretende que la persona se centre en el momento presente de un modo activo, procurando no interferir ni valorar lo que se siente o se percibe en cada momento. Como procedimiento terapéutico busca, ante todo, que los aspectos emocionales y cualesquiera otros procesos de carácter no verbal, sean aceptados y vividos en su propia condición, sin ser evitados o intentar controlarlos. El control sobre sucesos incontrolables, sujetos a procesamiento automático, requiere de la mera experimentación y exposición natural con la menor interferencia posible.

Mindfulness es un término que no tiene una palabra correspondiente en castellano. Puede entenderse como atención y conciencia plena, presencia atenta y reflexiva. Los términos atención, conciencia y referencia al momento concreto están incluidos de lleno en su significado. Viene a plantear, por tanto, un empeño en centrarse en el momento presente de forma activa y reflexiva. Una opción por vivir lo que acontece en el momento actual, el aquí y el ahora, frente al vivir en la irrealidad, el soñar despierto.

Las connotaciones psicológicas del término son evidentes, aunque trasciende de lo meramente psicológico e impregna en un sentido más amplio un sentido de vida, una filosofía de la vida y una praxis, un modo de conducirse en situaciones y momentos concretos. El mindfulness no puede ser entendido de forma genérica sino que siempre es referido a un momento temporal concreto (presente). Se trata de una atención no valorativa, nada está bien o mal, simplemente está pasando y como tal se ttrata de aprender a aceptarlo sin juzgarlo.

Como resumen de la técnica, se centra en:

Centrarse en el momento presente: se trata de centrarse y sentir las cosas tal y como suceden, sin buscar su control. No se centra en un pensamiento para cambiarlo por uno positivo. Se centra en un pensamiento o actividad, la que se proponga, en sí misma, sin ánimo de control sobre ella.

Apertura a la experiencia y los hechos.- El centrarse en lo que sucede y se siente en el momento presente permite poner por delante los aspectos emocionales y estimulares frente a la interpretación de ellos.

Aceptación radical. El elemento esencial del mindfulness consiste en la aceptación radical, no valorativa, de la experiencia. Se trata de centrarse en el momento actual sin hacer ningún tipo de valoración y aceptando la experiencia como tal.

Elección de las experiencias: Los objetivos, proyectos y valores de cada cual determinan sobre qué atender o prestar su tiempo e interés. En suma, el que una situación sea vivida y caracterizada como mindfulness no quiere decir que no sea elegida. Sí quiere decir que una vez que una situación es elegida debe vivirse y experimentarse tal y como es, de forma activa, aceptando todo lo que se dé.

Control.-. La aceptación supone una renuncia al control directo. No se trata de reducir (controlar) el malestar, el miedo, la ira o la tristeza, sino de experimentarlos como tal; en todo caso el efecto que pudiera producirse sobre esas emociones será de naturaleza indirecta