Archivo por meses: febrero 2016

Quiero cambiar de hábitos pero no lo consigo. ¿Qué puedo hacer?

Los humanos tendemos a repetir los hábitos con nuestras conductas. En ocasiones no nos damos cuenta de los mismos. Como apagar el despertador en cuanto suena y en ocasiones esto hace que nos quedemos dormidos cuando deberíamos levantarnos.

Son parte inherente de lo que somos. Es más, una vez establecidos, parecen ser automáticos. Parecen tomar vida propia, siendo invisibles e incuestionables para nosotros.

 

Para conseguir modificar un comportamiento que queremos evitar debemos introducir diferentes pasos para lograrlo.

habitos 2

Pasos que ayudan a establecer un nuevo hábito en nuestro repertorio:

 

Establece pequeños pasos: de nada nos sirve plantearnos metas inalcanzables que lo único que conseguirán es frustrarnos por no poder conseguirlas. Si lo que quieres es plantearte por ejemplo una rutina de ejercicios comienza por poco tiempo cada día. Cuando te sea más fácil por horario y más cómodo de cumplir.

Elije el momento adecuado: Es necesario estar motivado para establecer el cambio. Motivación y la habilidad para realizarlos son disparadores de la activación para llevar a cabo cualquier cambio.

Introduce recordatorios: En ocasiones una nota en un lugar visible puede hacer que nos aparezca el impulso para actuar.

Aumenta las posibilidades para que el cambio se produzca: pregúntate si hay algo que puedas hacer para ayudarte a implantar el nuevo hábito. Por ejemplo, cambiar la hora de la cena para poder realizar los ejercicios, quedare con alguien para hacerlos en compañía. Si lo que pretendes es crear un hábito de estudio, introduce horas en las que realizar las demás tareas pendientes y deja un hueco reservado para el estudio. Habilita un espacio de trabajo libre de interrupciones, observa en que momentos tu rendimiento es mejor (horas del día…).

No creas que puedes con todo: Debes estar preparado para los imprevistos, sin que esto haga que aparezca un sentimiento de frustración por no alcanzar el objetivo. En ocasiones, no está en nuestra mano seguir la planificación, y eso es una parte más de la vida. Sé flexible pero constante.

Mide tu progreso: Te servirá para saber si te está funcionando tu planificación. Si no es así, introduce cambios hasta que veas que vas acercándote a tu objetivo.

Es necesario un cambio en las creencias: Cuántas veces te has dicho a ti mismo “yo soy así”. Creer en que uno puede realizar el cambio o no determinará que lo consigas o que desistas.

 

Pero ¿cuánto tiempo necesito para establecer un nuevo hábito?

Pues depende, habitualmente se dice que un hábito necesita para establecerse un mínimo de 21 días, pero en ocasiones se tarda más tiempo, ya que cuando hablamos de hábito hablamos de automatizar dicha conducta. Lo que sí es cierto es que conforme vas realizando tu nueva rutina, en el cerebro se van estableciendo nuevos caminos neurológicos para establecer el automatismo del nuevo hábito.

 

Así que…. manos a la obra.

Si estas preparado y motivado para cambiar, sin duda puedes hacerlo.

Feliz semana

 

Beneficios psicológicos de la práctica del Mindfulness en niños.

Pero…¿ qué es el Mindfulness? Se trata de poner la atención plena en el aquí y ahora, fijando la atención en los pequeños detalles, con aceptación y compromiso. ¿Cómo está mi respiración, cómo se encuentran mis músculos, cómo se encuentra mi estado de ánimo? ¿Estoy nervioso o calmado? ¿Cómo se encuentra mi cabeza? ¿Doy saltos de un pensamiento a otro o estoy relajado?

Trabajar la atención consciente con los niños, les ayudará a mejorar tanto su bienestar físico como emocional.

Entre los beneficios psicológicos que diferentes investigaciones indican de la práctica repetida del Mindfulness en los niños se encuentran:

  • Ayuda al niño a expresar su mundo interior. Ayuda por tanto a normalizar sus sentimientos, tanto los agradables como los desagradables (tristeza, miedo)
  • Autoconocimiento de sus propios límites
  • Reducción de la ansiedad, pensamientos negativos y agresividad.
  • Mejora de la inteligencia emocional y de la capacidad para gestionar sus emociones
  • Aumenta su seguridad
  • Mejora de las habilidades del niño para desarrollarse y convivir con los demás
  • Mejora de sus capacidades de aprendizaje:
    • Se aumenta la precisión
    • Mejora en la memoria de trabajo
    • Mejora de la creatividad
    • Aumenta la capacidad de concentración
    • Formación de ondas cerebrales más lentas ( ayudan a pensar con más claridad)
    • Acelera la velocidad de reacción

 

Como veréis son muchos los beneficios que de la práctica del Mindfulness pueden beneficiarse nuestros hijos.

Si queréis más información sobre este tema, no dudéis en contactar.

Existe la posibilidad de formación de grupos para realizar esta práctica con los más pequeños de la casa.

Contacto: M. Mar García 637725162. Mail: mmgdelgado@gmail.com

Centro de Psicología Avances