Archivo de la etiqueta: dislexia

DISLEXIA

 

Etimológicamente la palabra dislexia quiere decir aproximadamente dificultades de lenguaje. En la acepción actual se refiere a problemas de lectura, trastorno en la adquisición de la lectura.

Sería, pues un problema para aprender a leer que presentan niños cuyo coeficiente intelectual es normal y no aparecen otros problemas físicos o psicológicos que puedan explicar las dichas dificultades.

Afecta en mayor o menor grado a un 10% o un 15% de la población escolar y adulta. Siendo la dislexia en principio un problema de aprendizaje, acaba por crear una personalidad característica que en el aula se hace notar o bien por la inhibición y el retraimiento o bien por la aparición de conductas disruptivas, hablar, pelearse, no trabajar,.. como formas de obtener el reconocimiento que no puede alcanzar por sus resultados escolares.

 

La dislexia va unida en ocasiones a otros problemas de aprendizaje escolar, tales como la disgrafía (dificultades en el trazado correcto de las letras, en el paralelismo de las líneas, en el tamaño de las letras, en la presión de la escritura…) y en fases posteriores aparece la disortografía (dificultades para el uso correcto de las reglas de ortografía, desde las que se llaman de ortografía natural a las de nivel más complejo.)

dislexia 2

En ocasiones la dislexia va unida a dificultades de pronunciación, con mayor incidencia en la dificultad de pronunciación de palabras nuevas, largas o que contengan combinaciones de letras del tipo de las que le producen dificultades en la lectura.

 

En el aula la dislexia se puede detectar inicialmente por el retraso en el aprendizaje de la lecto-escritura, las peculiaridades que se dan cuando consigue iniciar el aprendizaje, la lentitud, la tendencia al deletreo, la escasa comprensión lectora debida a la falta de ritmo, la ausencia de puntuación. A medida que los cursos pasan, los problemas se agudizan, ya que el estudio, y el trabajo escolar en general se basa en las habilidades que el niño no tiene y se retrasa progresivamente. Así, la dificultad lectora, la escasez de comprensión, llevan a malos resultados escolares, mal autoconcepto, actitudes de desgana y conductas en ocasiones, disruptivas, perturbadoras del buen funcionamiento del clima del aula.

 

Ocurre con gran frecuencia que al niño se le tacha de vago, distraído y se atribuye a estas características su mal funcionamiento escolar, presionándole para que trabaje, atienda, y de alguna manera menospreciándolo por su incapacidad para aprender.

Los trastornos que desencadenan la dislexia no se dan siempre en su totalidad, lo que lleva a algunos autores a pensar que existen dos matices distintos de la dislexia:

 

– Dislexia con alteraciones fundamentalmente viso-espaciales y motrices, cuyas características serían: escritura en espejo, confusiones e inversiones al escribir, torpeza motriz, disgrafías

 

– Dislexia con alteraciones fundamentalmente verbales y de ritmo, que se caracterizaría por trastornos del lenguaje: dislalias, inversiones, pobreza de expresión, poca fluidez verbal, comprensión baja de las reglas sintácticas, dificultad para redactar y para relatar oralmente…

 

TRATAMIENTO

La dislexia puede ser tratada, y los resultados que se obtienen suelen ser muy positivos. Para ello es fundamental conseguir un diagnóstico a tiempo y conocer con precisión el tipo de dislexia que sufre el paciente. En niños hasta los nueve años, el tratamiento asegura una recuperación total o casi total. Después de los 10 años resulta más complicado el aprendizaje de determinados parámetros y, por tanto, suelen requerirse terapias más largas.

El tratamiento de la dislexia debe ser completamente personalizado y adaptado a la edad y síntomas del paciente; cada niño sufrirá diferentes carencias y requerirá que se haga especial hincapié en distintos aspectos. La manera de superar la dislexia consiste básicamente en aprender a leer y escribir de nuevo, adaptando el ritmo de aprendizaje a las capacidades del niño.

Este es un trabajo muy duro para un niño de cualquier edad, y es muy fácil que pierdan el interés rápidamente o que se den por vencidos. Por ello, es primordial  en todos los casos crear interés, motivar, y llevar a cabo la terapia con actividades que no resulten tediosas.

Se tiende a enfocar el tratamiento de una forma u otra en función de la edad:

  • Niños en educación infantil: normalmente aún no están aprendiendo a escribir, de modo que se insiste en prevenir dificultades futuras con ejercicios que activen la conciencia fonológica (rimas, dividir palabras en sílabas, etc.).
  • Niños de seis a nueve años: a la tarea de aumentar la conciencia fonológica va a sumarse el trabajo lector. Se insistirá en un incremento de la lectura y lectura en voz alta, siempre tratando de proporcionar textos atractivos que despierten el interés del niño.

Niños mayores de 10 años: a esta edad es difícil corregir carencias en la conciencia fonológica. Lo mismo ocurrirá con la lecto-escritura, de modo que la terapia se centrará en tratar de encontrar técnicas y trucos que faciliten la comprensión de textos

BECAS DE EDUCACIÓN ESPECIAL Y APOYO EDUCATIVO ESPECÍFICO:

Desde el Centro de Psicología Avances, ofrecemos atención y apoyo adaptado a las necesidades del alumno y asesorando a los padres en la gestión y atención de las becas y ayudas de Educación Especial del Ministerio de Educación (MEC) para Niños y adolescentes de Educación Especial o Necesidades Educativas Especiales (NEE) y Dificultades de Aprendizaje: trastorno de déficit de atención con hiperactividad (TDAH), retraso mental, autismo, espectro autista, dislexia, discalcúlia, retraso madurativo, trastorno generalizado del desarrollo (TGD), dificultades en la lectoescritura, dislexia y alumnos con altas capacidades intelectuales.

 

Este tipo de ayuda pueden solicitarla:
Los alumnos con necesidades educativas especiales asociadas a discapacidad o trastorno grave de conducta, incluyendo a los afectados por TDAH, y que cumplan las siguientes condiciones:

  • Acreditar una necesidad específica de apoyo educativo derivada de discapacidad o trastornos graves de conducta por alguna de las siguientes vías:
    • Certificado de un equipo de valoración y orientación de un centro base del Instituto de Mayores y de Servicios Sociales u órgano correspondiente de la comunidad autónoma
    • Certificado de un equipo de orientación educativa y psicopedagógica o del departamento de orientación dependientes de la administración educativa correspondiente
    • Certificado de minusvalía/discapacidad.
  • Y cumplir unos determinados requisitos económicos

Los plazos de solicitud suelen comenzar en Agosto y finalizar en Septiembre.

 

Próximamente os iremos informando de dichos plazos.

PROBLEMAS DE APRENDIZAJE

letras reves

Los expertos creen que hay entre 6 a 10 millones de niños con algún tipo de problemas de aprendizaje.  La investigación establece que los niños no responden bien en la escuela debido a que los problemas de aprendizaje no han sido detectados.

Podemos definir los Trastornos del Aprendizaje como en “desorden en uno ó más de los procesos psicológicos básicos involucrados en la comprensión o uso del lenguaje, hablado o escrito, que puede manifestarse en una habilidad imperfecta para escuchar, pensar, hablar, leer, escribir, deletrear o hacer cálculos matemáticos”.

Algunas dificultades comúnmente asociadas con los problemas de aprendizaje son:

  • Dislexia es probablemente la más conocida y se usa para describir la dificultad en el procesamiento del lenguaje y su impacto en la lectura, escritura y ortografía.
  • Disgrafía es la dificultad para aprender a escribir.   Los problemas se pueden observar actualmente en la motricidad que se usa  en la escritura.  Otra de las características es que tienen dificultad con la ortografía y al escribir una composición.
  • Discalculia es la dificultad para la comprensión de las matemáticas, y comprende la habilidad para resolver o calcular operaciones aritméticas.  También puede impactar a la memoria de datos matemáticos, conceptos de tiempo, dinero y conceptos musicales.
  • Dispraxia (apraxia) es una dificultad del planeamiento motriz, que afecta la habilidad de una persona para hacer los movimientos correctos del cuerpo.
  • La discriminación auditiva es el componente clave en el uso eficiente del lenguaje y es necesario para “descifrar el código” para poder leer.  Es la habilidad para reconocer las diferencias entre los sonidos y colocarlos en forma sucesiva para convertirlos en palabras que tienen sentido.
  • La percepción visual es muy importante en los procesos de la lectura y escritura ya que se enfoca en la habilidad de prestar atención a los detalles importantes y darle sentido a lo que se observa.
  • El Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (en inglés ADD/ADHD) puede manifestarse al mismo tiempo que los problemas de aprendizaje (la estimación de la frecuencia varía.)  Las características pueden incluir: hiperactividad, distracción y/o impulsividad que puede afectar la posibilidad de aprendizaje de un individuo.

Trastornos Específicos de Aprendizaje.

Implican dificultades para seguir un ritmo escolar normal, en niños (as) que no presentan retardo mental, ni dificultades sensoriales o motoras graves, ni deprivación cultural.

Estos trastornos provienen de alteraciones a nivel neurológico afectando áreas delimitadas del aprendizaje. Un niño con TEA aprende en cantidad inferior a la esperada para su edad mental y sus capacidades reales.

Factores que intervienen en los TEA.

– Factores etiológicos (alteran el funcionamiento del SNC).

– Genéticos, disfuncionales, anomalías en el hemisferio izquierdo, alteración en la configuración de las redes neuronales, que intervienen en las actividades perceptivas y cognitivas del lenguaje.

– Factores psicológicos (alteran el proceso de aprender).

– Maduracionales: Retardo en el desarrollo de las funciones básicas previas al aprendizaje. Alteraciones en el procesamiento de la información en sus diversas etapas.

Factores correlativos (acompañan frecuentemente los TEA, pero no los originan).

– Psicomotores.
– Intelectuales (lentitud).
– Emocionales y/o conductuales.

Características

Algunas veces los padres y demás personas que trabajan con los jóvenes con problemas de aprendizaje no conocen la discapacidad y piensan que la persona es haragana, no es disciplinada, es aburrida, abusiva, consentida, que rinde menos de lo esperado o que sueña despierto.  Es importante saber que la persona con problemas de aprendizaje generalmente no muestra todas las características; y puede ser que una persona sin problemas de aprendizaje puede mostrar alguna de las características.  Algunas de las características más comunes son las siguientes:

  • Mantiene la atención por períodos cortos y se distrae fácilmente.
  • Tiene dificultad en seguir instrucciones
  • Tiene poca aptitud de razonamiento
  • No tiene la capacidad para establecer metas razonables
  • No tiene capacidad para leer (por ejemplo: agrega, omite y salta palabras cuando lee)
  • Tiene dificultad en distinguir la p, g, b, d, y la q
  • Lee “on en lugar de “no”, etc.
  • Tiene dificultad con los conceptos de izquierda a derecha, encima y debajo, arriba y abajo, ayer y mañana, adentro y afuera, etc.
  • Tiene dificultad con la hora
  • Tiene dificultad para escribir
  • Tiene mala coordinación
  • Es torpe y propenso a tener accidentes
  • Es desorganizado y pierde sus cosas
  • Es temperamental y se irrita fácilmente
  • Es impulsivo
  • Es detallista
  • Es infantil y mandón.

niño fichas

Cuando el niño, niña o joven, presenta Problemas de Aprendizaje:

– Puede tener problemas en aprender el alfabeto, hacer rimar las palabras o conectar las letras con sonidos.

– Puede cometer errores al leer en voz alta, y repetir o detenerse a menudo.

– Puede no comprender lo que lee.

– Tener dificultades con deletrear palabras.

– Puede tener una letra desordenada o tomar el lápiz torpemente.

– Tratar de expresar sus ideas por escrito con gran dificultad.

– Aprender el lenguaje en forma atrasada y tener un vocabulario limitado.

– Dificultades en recordar sonidos de las letras o escuchar pequeñas diferencias entre las palabras.

– Dificultad en comprender bromas.

– Dificultad en seguir instrucciones.

– Puede pronunciar mal las palabras o usar una palabra incorrecta que suena similar.

– Tener problemas en organizar lo que desea decir o no puede pensar en la palabra que necesita para escribir o hablar.

– Puede no seguir las reglas sociales de la conversación, como esperar turnos, acercarse demasiado a la persona que le escucha.

– Confundir los símbolos matemáticos y leer mal los números.

– Puede no repetir un cuento en orden (lo que ocurrió primero, segundo y tercero).

Ante la mínima sospecha!

Lo mejor es una evaluación temprana, para llevar a cabo una intervención terapéutica adecuada en forma y tiempo que posibilite una mejora en las capacidades del niño.