• Ubique el ordenador en áreas comunes del hogar (estudio, sala, etc)..
  • Explicarle a los chicos que no deben aceptar bajo ninguna circunstancia invitaciones de amistad de destinatarios desconocidos
  • También hay que tener en cuenta que las redes sociales como Facebook si bien incentivan las relaciones y ayudan a compartir vivencias con seres queridos, sobre todo con los que están lejos, conllevan ciertos riesgos que es posible evitar:
    • Es conveniente y de gran ayuda organizar los contactos por grupos de manera que a la hora de publicar información no llegue a quienes no corresponde e incentivar a los chicos a que también lo hagan. Para esto basta dividirlos por familiares, amigos, contactos laborales, entre otros.
    • No hay que olvidar que Facebook, Twitter u otras redes sociales y blogs, si bien pueden ser muy útiles para compartir vivencias e informar hay que ser cauto y responsable con lo que se muestra, no abrir material sospechoso e impartirle estas precauciones a los chicos.
    • Además es importante que los niños sepan que no deben publicar datos personales como teléfonos y direcciones ni tampoco enviarlos a través del chat, porque esta información se disemina y es muy difícil controlar su destino. Lo mismo sucede con las fotos y videos que se suben a la web, por eso es indispensable que el material publicado sea controlado por los padres.
  • Tener en cuenta que la edad mínima para abrir una cuenta de Facebook es de 13 años. Y en caso de que el niño ya tenga una cuenta, abrirse una propia para “ser amigos” en FB y de esta manera hacer “acto de presencia” pudiendo ver lo que él y otras personas suben a su perfil y demostrando la atención de un adulto.
  • Hable frecuente y abiertamente con sus hijos sobre posibles riesgos que existen en Internet.
  • Sumar a todas las medidas de prevención la utilización de filtros para controlar los sitios a los que se ingresa y su contenido. Configure el “SafeSearch” del motor de búsqueda de Google para evitar que aparezcan páginas con contenido sexual explícito entre los resultados de una búsqueda. Seleccione la opción “Utilizar el filtro estricto”; este filtra tanto texto explícito como imágenes explícitas
  • Acompañe a sus hijos a navegar en Internet; conozca y evalúe cuáles son sus sitios favoritos y las redes sociales en las que participan.
  • No permita que sus hijos se conviertan en huérfanos digitales. Esto sucede cuando los padres de familia no acompañan a sus hijos en el uso de las TIC, creando una brecha con ellos al no comprender ni hablar el lenguaje digital imperante hoy en día. Intente aprender con él diferentes usos de internet.
  • Cuando sus hijos utilicen en casa el ordenador con cámara Web, adviértales que dicha cámara solo se debe usar en comunicaciones con personas conocidas. Verifique los contactos con los que el chico la habilita y dentro de lo posible reducir su uso ya que puede provocar situaciones indeseadas.

 

 

  • Tenga en cuenta que cuando los menores son objeto de ciberacoso, “cyberbullying”, casi nunca lo manifiestan voluntariamente. Por lo regular guardan silencio sobre este problema, haciendo que esta práctica sea muy difícil de detectar y eliminar. Hable con su hijo de estos temas, no espere a que se lo cuente.

 

Respecto al uso:

  • Debe poner unas horas máximas de utilización. Si lo utiliza para estudiar, debe de tener las redes sociales cerradas, ya que su uso disminuye la atención. Deje un tiempo pactado para la utilización de las redes sociales al finalizar sus tareas.
  • No es conveniente el uso de tablec, ordenador, teléfono ni ningún tipo de pantallas a la hora de dormir. Al menos una hora antes de acostarse las actividades que se realizan deben ser relajantes para mejorar el sueño. El uso del ordenador justo antes de dormir hace que el niño esté demasiado activo.

En el caso de juegos, ponga un límite de tiempo y un momento concreto para ello. Aunque no tengan nada que hacer, no deben utilizarse este tipo de actividades como único entretenimiento